15.6.14

en el parque

Pasear con dos jack russells puede ser estresante, pero nunca, nunca es aburrido.

Sólo tiene que haber un palo por el suelo para que una lo quiera. Entonces, la otra lo verá y también lo querrá, con lo que empieza el lío.

Al final, la más mala es la que siempre se sale con la suya :)








Publicar un comentario